Die Wahl zwischen Freiheit und Knechtschaft, von Prof. Dr. Axel Schönberger @WangenheimNovau

Die Wahl zwischen Freiheit und Knechtschaft, von Prof. Dr. Axel Schönberger

Blickpunkt Katalonien. Opinión. Política.

La elección entre libertad y esclavitud, por el Prof. Dr. Axel Schönberger

Foto (avui.cat)

Trescientos tres años y cuatro meses y medio de submisión colonial no consiguieron acabar con el espíritu de resistencia de la nación catalana, al menos en el corazón de Cataluña (en el país de Valenciano y en las Islas Baleares, la política de asimilación de España “divide et impera!” resultó tener bastante éxito) pero llevó  a los catalanes a estár demasiado dispuestos a someterse a los dictados de sus amos españoles, y algunos de ellos parecen dispuestos a tirar la toalla, a pesar de que su lucha por la libertad autodeterminada, la democracia y el estado de derecho acaba de comenzar.

La justicia española ha perdido completamente su legitimidad en los últimos meses. Hay que decir claramente: las principales decisiones del Tribunal Supremo de España, así como las acciones de la Fiscalía española han hecho que el poder judicial español se haya convertido en un sistema de injusticia. El llamado Tribunal Constitucional español ha perdido su prestigio: este Tribunal, cuyos jueces  no fueron y son  seleccionados  según criterios profesionales, sino por los partidos políticos de acuerdo a su afiliación, un Tribunal que prevarica en  derecho español  y en consecuencia internacional, que se toma la libertad de conceder  y negar derechos humanos según le parezca , que está a la disposición no sólo del poder judicial, sino también del ejecutivo,  que se toma la libertad de tomar decisiones de gran alcance  que no tienen nada que ver con los escritos de formulación presentados, y por otro lado que no trata quejas por escrito que él mismo ha aceptado mientras el motivo de la queja esté vigente.

Los alemanes pueden pensar en la ley de la injusticia de la época del nacionalsocialismo,a cuya interpretacion jurídica y jurisprudencia se acerca  España con hitos. Hay que esperar que -como Slobodan Milošević – todos los jueces y fiscales españoles, así como todos los miembros del gobierno español que arbitrariamente  ha doblegado y quebrado la ley española e internacional durante estos meses,  responsables de masivas violaciones de los derechos humanos de millones  de personas, tengan que justificar sus acciones ante  Corte Internacional de Justicia. En caso contrario nunca serían considerados responsables teniendo en cuenta a  la justicia española en parte corrupta.

Mientras los partidarios de la soberanía estatal catalana reconozcan  la justicia española y acaten decisiones ilegales reconocibles, perderán inevitablemente y ganará España.

Para los catalanes, por otro lado, la República de Cataluña y su libertad son tangiblemente cercanas si se implementan de manera coherente. Si, por otro lado, vacilan y están  indecisos, se dividen y aceptan los ilegítimos requisitos legales del estado español, perderán y nunca podrán volver a tener la oportunidad de hacer realidad su derecho humano a la autodeterminación elegido de forma libre.

La resistencia pacífica es indispensable

El derecho humano a la autodeterminación del pueblo catalán no se realizará con la obediencia a España y sus tribunales, sino sólo por la desobediencia civil masiva a las autoridades españolas y una permanente e integral falta de respeto a la autoridad del Estado español en todas las áreas en las que ha perdido legitimidad en  Cataluña a través de los acontecimientos ocurridos. En el proceso, será crucial para la nación catalana asegurar que la lucha catalana por la libertad siga siendo no violenta. Puede ser duro y determinado, pero no dañar físicamente a una persona. Incluso en vistas a  los derechos humanos violados hasta a hora  y los que vendrán por acción violenta por parte del Estado español, que de hecho tienen como objetivo precisamente  provocar más violencia y un pretexto para el uso de los militares españoles, los catalanes sólo pueden reaccionar de forma decidida y  pacífica.

Errores cometidos

  1. La sumisión incondicional de la Generalitat de Catalunya y de todos sus funcionarios y empleados a los dictados ilegales del Estado español,
  2. la presentación de las elecciones  que se celebraron  el 21 de diciembre de 2017 en tres listas separadas
  3. El aplazamiento de la elección del presidente catalán programada para el 30 de enero de 2018.

Antes del 27 de octubre de 2017, el estado español no tenía suficiente información sobre cómo se gestiona y se puede gobernar Cataluña. Ahora la tiene. Sin embargo, solo está en condiciones de controlar y administrar efectivamente Cataluña siempre y cuando los catalanes cooperen con él. Tampoco le sería posible  reemplazar a cientos de miles de funcionarios competentes en  corto o medio plazo, ni podría superar la barrera del idioma si los catalanes no le dieran facilidades como consecuencia  del sometimiento lingüístico practicado desde la infancia.

Para la comunidad mundial cuenta quién controla efectivamente el territorio en Cataluña. Mientras sea de hecho el Estado español, el gobierno legítimo de Cataluña, el Parlamento catalán, no tiene ninguna posibilidad de aplicar con éxito el derecho de autodeterminación.

El lenguaje como medio de resistencia pacífica

El artículo 3 de la Constitución del Reino de España de 1978 dice lo siguiente:

(1) El castellano es la lengua española oficial del Estado. Todos los españoles tienen el deber de conocerla y el derecho a usarla.

(2) Las demás lenguas españolas serán también oficiales en las respectivas Comunidades Autónomas de acuerdo con sus Estatutos.

(3) La riqueza de las distintas modalidades lingüísticas de España es un patrimonio cultural que será objeto de especial respeto y protección.

Si los catalanes todavía reconocen la validez de esta constitución después de la proclamación de la independencia de Cataluña el 27 de octubre de 2017, válida según el derecho internacional, solo tendrían la obligación de saber  la lengua  castellana, que generalmente se conoce como “español” en Alemania y la constitución no hace especificaciones (y no puede hacer!), en qué grado de dominio deben “conocer” esta lengua.

No tienen que ejercer su derecho a  usarla. Tampoco deben obligarlos a hacerlo. Según la Constitución española, tienen el derecho inalienable de utilizar únicamente la lengua catalana en cualquier momento, especialmente en Cataluña y sobre todo como funcionarios y empleados de la Generalitat de Catalunya. Si el gobierno central español, que todavía gobierna Cataluña con poderes dictatoriales bajo la suspensión de las autoridades democráticas, solicita informaciones  en  castellano  a los funcionarios catalanes, es su derecho responderles únicamente en catalán.

No debe haber persecución jurídico penal  en virtud de la Constitución Española y los Pactos de Derechos Humanos si los catalanes ejercen sus derechos constitucionales si, en tal caso, no se niegan a responder, sino que responden dentro del marco de la constitución española: en su propia lengua. Si al menos dos Si millones de catalanas y catalanes usan consecuentemente la lengua catalana en la vida civil y laboral, y también en el contacto con extranjeros usan otras lenguas com el alemán, el inglés o el francés, Espana en un sentido jurídico està atada de manos y no tendrá demasiadas posibilidades de controlar efectivamente a largo termino, ni de seguir expoliando su colonia catalana.

De manera semejante al Movimiento “Me Too”, si los Independentistas van en serio,  es necesaria una accion explícita a responder en catalán cualquier forma de comunicación escrita u oral con todos los funcionarios´públicos (políticos, fiscales, jueces, policias y otros) Espanoles i un boicot de todos los medios en lengua espanola. También podría llamarse un movimiento de “yo tampoco”: “Mientras estemos oprimidos y privados de nuestra libertad, ¡No hablo español!” “¡Yo tampoco!”.

“Quien  divide, gana“

El estado español está tratando injustamente de dividir y escindir a los defensores de la independencia. Sin embargo, si quieren tener éxito sus objetivos prioritarios  no son cumplir las metas  de su propio partido o lista electoral. Deben hacer lo que beneficia piadosamente  a Catalunya.

En la situación actual, esto solo puede ser la investidura del presidente legítimo de la Generalitat de Catalunya, a quien España no tenía derecho a destituir, pero que de hecho se ha visto privado de poder. Cualquier otra cosa sería un error imperdonable.

El objetivo del Partido Popular es subyugar a Cataluña de manera total y permanente, destruir las instituciones catalanas, asimilar Cataluña a España a largo plazo y perpetuar la explotación económica de Cataluña. Todas las renuncias  del lado catalán ayudan a España y perjudican a Cataluña. No habrá compromiso aceptable para Cataluña.

Sería un error creer que Cataluña podría negociar una versión más ventajosa de su Estatuto de Autonomía y permanecer en el estado español sin grandes desventajas. Se trata del todo o el nada para Cataluña.

Si Cataluña se queda en España, se hundirá en términos lingüísticos y culturales y seguirá siendo política y económicamente una colonia efectiva de España. Quien le da el dedo meñique a España, experimentará que no solo  se lleva toda la mano, sino simplemente todo. La oferta catalana para un diálogo bilateral a la misma altura  fue y será rechazada por España. Ahora el pueblo catalán debe reaccionar de la misma manera ante las medidas represivas de la política española y el poder judicial que depende de ella. No debe retirar su apoyo incondicional al 130º presidente de la Generalitat de Catalunya, Carles Puigdemont. Debe conspirar contra la represión del estado español relacionada con los derechos humanos e implementar  la República Catalana paso a paso.

No se puede encarcelar a todo un pueblo

Fue y es un error posponer la elección del presidente catalán, teniendo en cuenta las normas represivas de la injusticia del Tribunal Constitucional español. Cataluña no gana pero corre el riesgo de perderlo todo. Si los partidos catalanes, defensores de la libertad de Cataluña, del Estado de Derecho y la democracia, de los derechos humanos del pueblo catalán y del establecimiento de la República Catalana quieren alcanzar su objetivo, tienen que  hacer de manera  consecuente e infalible lo que debe hacerse.

Debe aceptarse que ,dado el caso, miles de políticos catalanes puedan ser encarcelados como presos políticos en las cárceles españolas. No se puede encarcelar a todo un pueblo.

Por cada político encarcelado por España por violación grave de la ley española y los derechos humanos, deben seguir dos más. El que tiene miedo pierde. La sensatez  y el conocimiento de que la causa justa prevalecerá , conducirá al éxito. Si España continúa violando los derechos humanos y oprimiendo a Cataluña en mayor medida que antes, se convertirá en un estado paria que será condenado cada vez más al ostracismo internacional, como lo hizo en el pasado a la República de Sudáfrica. Los costos económicos de España pronto superarán a los 16 mil millones de euros anuales que hasta ahora ha estado exprimiendo de su colonia catalana. Cuando el daño económico, que España tiene que enfrentar debido a sus violaciones masivas de los derechos humanos, ascienda a por lo menos a 160 mil millones de euros al año, ya no podrá reprimir más a Cataluña.

Sólo gana quien se atreve

Haga lo que haga el Parlamento catalán, España lo aniquilará si es contrario a los intereses del Partido Popular. Por lo tanto, Cataluña no siempre debe responder y someterse a las normas españolas, sino que debe establecer el marco por el cual ocurren los eventos. ¿Qué ocurre si España prohíbe la inmunidad a parlamentarios elegidos, hasta ahora legalmente irreprochable y disfrutada por Carles Puigdemont y pide la presencia en el Parlamento catalán para ejercer los derechos activos y pasivos que le confiere  como representante elegido, si ni siquiera es técnicamente posible la investidura desde Bruselas?  Entonces, el Parlamento catalán tendrá que reunirse en Bruselas e investir allí al presidente catalán.No debe someterse a la voluntad española porque el estado español quiere ganar tiempo y lograr una situación con trucos legalistas en la que una elección de Carles Puigdemont bajo las leyes de los colonizadores españoles sería totalmente imposible.

Debe quedar claro que quien no esté dispuesto a implementar su programa electoral en estos días como político catalán y, si es necesario ir a la cárcel, debe renunciar a su mandato y dejarlo en manos de un seguidor. A nadie le gusta ser un mártir. Pero en la situación actual, Cataluña necesita patriotas convencidos que estén dispuestos a ser martirizados, si es necesario. Dr. Oriol Junquera y Carles Puigdemont lo fueron y lo son. Ellos ya merecen un lugar de honor hoy, no sólo en la historia de la nación catalana, sino en toda Europa.

Traduccion Carme Novau

Please follow and like us:
0

Deixa un comentari

%d bloggers like this: